HomeMaría Rosa SolsonaPublicacionesTextos en la RedTalleresNovedades




Cuando un autor concibe la idea de escribir un libro tiende a imaginarse al lector ideal.

Entonces surge la pregunta ¿a quién va dirigido este libro y por qué?

Ante todo, y tratándose de trastornos que afectan principalmente a adolescentes y jóvenes, son ellos los principales destinatarios.
Pero como hablamos de un conflicto que supera las barreras de lo meramente individual para insertarse en el contexto social, el libro intenta llegar a padres, docentes y personas sensibles a los problemas de nuestra época.

Nos alerta el Ministerio de Salud y Consumo de España que el 43 % de las chicas y el 23% de los chicos se ven gordos, muchas veces contra toda evidencia.
Hay 250.000 casos declarados de anorexia y bulimia según el mismo informe. Un 5 % de chicas entre 12 y 25 años padece una de estas afecciones.
En otros países las cifras son similares o aún mayores.

Por eso este libro trata de aportar una mirada al conflicto y sumar a la opinión de especialistas las voces de quienes lo padecen.

En lo personal, soy una escritora y documentalista que lo que ha hecho fue investigar estas voces, recoger testimonios, hablar con expertos en el tema y dar forma a un libro.

“Cuando miente el espejo” intenta ser un oído atento a lo que nos están diciendo nuestros jóvenes.
Estoy convencida que debemos plantarearnos como sociedad el porque de estos problemas.

¿Qué pasa en un mundo donde la mitad padece hambre y en los sitios donde la comida sobreabunda muchos de sus miembros la desechan? ¿En pos de qué?

¿Qué ideal estamos proponiendo?

Los trastornos alimentarios no son solo las consecuencias que acarrean. No son solo un problema médico.
Son un problema social que nos compete a todos, porque algo muy grave pasa cuando quienes encarnan el futuro, se niegan a vivir o aceptan la enfermedad como camino.

Comprendí la dimensión global de este tema, cuando, al frente del área Mujer de la Municipalidad de General Pueyrredon, en mi país, Argentina, tuve ocasión de acompañar a un psicólogo especialista en el tema.

Con el Licenciado Fabián Melamed, que generosamente donó su tiempo y experiencia, recorrimos los lugares más humildes de nuestra ciudad y en ellos también encontramos la preocupación de las madres ante la negativa a alimentarse de niñas cada vez más jóvenes, ansiosas por asimilarse a una pauta cultural impuesta por los medios.
Sin embargo, también aprendí que no se puede generalizar en un tema tan complejo, y ya instalada en España inicié una serie de encuestas y un trabajo de investigación que concluyó en la concreción de estas páginas.

Pero los espejos mentirosos siguen existiendo y está en nuestras manos tratar de encontrar la verdad.

Quisiera cerrar este comentario transcribiendo las palabras de una chica que me pidió que incluyese su comentario como un aporte, que desde ya agradezco mucho:

Cuando María Rosa me propuso trabajar en las encuestas del libro, no sabía que hacer.
Diez años atrás, yo había sufrido una, digamos, enfermedad del alma.
El trabajo fue muy positivo porque me permitió darme cuenta de que ese remolino había pasado y que era otra.
Aún así, me brotan las lágrimas cuando recuerdo ese momento en que, con 16 años, llegué a tocar fondo y me di cuenta de que el camino que estaba tomando, a pesar de mi misma, llevaba a la muerte.
Pero aunque me haga llorar, en mi caso, doy gracias a esa experiencia. Porque tuve la suerte de que la vida pusiera ante mí el espejo de la verdad.
Sin duda alguna, la lucha fue aceptar la realidad.
Todos carecemos de mucho .Y lo peor que se puede hacer es no verlo y competir contra uno mismo porque siempre se pierde.
Lo que aprendí después de esa experiencia fue que debemos acostumbrarnos a aceptar la verdad, porque sólo así seremos capaces de querernos y, con ella, dejar salir la luz que llevamos dentro.
Y es que la belleza no se tiene, se proyecta
.”

“No se trata solo de enseñar valores sino de vivirlos desde la biología del amor, no hay que enseñar cooperación, hay que vivirla desde el respeto por sí mismo que surge en el convivir en el mutuo respeto”. Humberto Maturana

Ir a Ensayos Publicados